Saberes

Un poema sencillito, sin mayores explicaciones. Porque la poesía no se explica, se escribe y ya. Acompaña una pintura clásica del enorme Wilfredo Lam.

 

Vocifero mis razones,

aunque el furor

es la única mecánica que conozco.

 

Creo en el amor,

pero sé que no escuadra

a los desparejos.

 

Desconfío de los duros,

porque sé que por adentro

están hechos de pulpa.

 

Deposito toda mi fe en la ciencia,

ese fabuloso

invento de la magia.

 

Creo en los dioses diminutos,

que anidan

en la sarna de los justos.

 

Por suerte tengo un oficio tibio

que le besa a las palabras

sus pies fríos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s